Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Relato Abierto’ Category

El mayor drama de la crisis económica que sufre nuestro país es, sin duda, la evolución de los niveles de paro en los dos últimos años (casi el 20% de la población activa total y el 40% en la población juvenil). Estos datos suponen la existencia de verdaderos dramas sociales que afectan en mayor medida a una generación de jóvenes que, siendo la generación más preparada de nuestra historia, es al mismo tiempo la que más dificultades encuentra para incorporarse al mercado laboral.

Este porcentaje tan alto de paro (el segundo de la Unión Europea y el mayor de las siete grandes economías de la zona euro) obligaba a nuestro país a afrontar una reforma laboral que la mayoría de los agentes sociales han calificado como la reforma del paro, más que como una reforma laboral.

La Ley 35/2010 de 17 de septiembre de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral que ha entrado en vigor recientemente, reconoce en el preámbulo que… “en los últimos dos años se han perdido en nuestro país más de dos millones de puestos de trabajo y el desempleo ha crecido en casi dos millones y medio de personas. Lo que ha duplicado la tasa de paro hasta acercarse al 20%”.

Los sindicatos critican la reforma por el recorte de los derechos sociales, los empresarios también la critican por no afrontar otras cuestiones necesarias como: igualar nuestra competitividad a la de a otros países, la disminución de las cuotas empresariales a la Seguridad Social o la eliminación de la rigidez que existe actualmente en la contratación laboral.

Sin duda, la reforma está ahí y ya está en vigor desde el pasado 19 de septiembre. Sólo el tiempo va a dar o quitar la razón a quienes desde antes de su entrada en vigor ya la consideraban, en unos casos, insuficiente y en otros, el mayor recorte de derechos sociales de los trabajadores.

Una reforma como la aquí planteada, aconsejaba un mayor consenso de partidos políticos y de agentes sociales para su aprobación. Sin duda esta es una de las iniciativas legislativas más importantes de esta legislatura y la que mayor trascendencia social y económica va a suponer en los próximos meses.

Las principales reformas frente a la legislación anterior, son las siguientes:

– Con el objetivo de disminuir la contratación eventual, se incrementan las indemnizaciones por despido en los contratos por obra o servicio, cuya duración se mantiene en tres años ampliables por otro año más según convenio colectivo o acuerdo sectorial. Las indemnizaciones pasan de 8 días por año trabajado, hasta los 12 a partir de 2015. (Cada año se irá incrementando progresivamente la indemnización por año trabajado, desde los ocho en 2.010 hasta los 12 en 2.015). Los Servicios Públicos de Empleo pueden entregar un certificado a los trabajadores que lo soliciten, acreditando que el tiempo trabajado mediante un contrato de empleo temporal supera el plazo máximo y que, por lo tanto, ese contrato ya es, a todos los efectos, indefinido.

Se pretende fomentar la contratación indefinida, recortando la indemnización en caso de despido improcedente. Los trabajadores que sean contratados con el nuevo contrato para el fomento de la contratación indefinida, tienen una indemnización de 33 días por año trabajado, frente a los 45 de los contratos fijos corrientes. Lo que, en definitiva, supone un abaratamiento del despido para los contratos indefinidos que se firmen a partir de ahora.

–  Se abre la posibilidad a un despido por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción. Pero la principal novedad es admitir la posibilidad de despido por causas económicas en base a una previsión de pérdidas futuras, siendo el empresario el que debe acreditar las mismas. Esto supondrá una novedad importante, ya que la empresa puede acudir a esta vía si necesita reducir su plantilla. De esta forma, puede despedir primero al trabajador y ya justificará las razones del mismo en sede judicial. Mientras que con la regulación anterior era justo al contrario, primero se solicitaba a la autoridad laboral la autorización de la reducción de plantilla o E.R.E. (Expedientes de Regulación de Empleo); y después si se autorizaba, se procedía al despido. Ni que decir, que muchos de estos expedientes no resueltos a la fecha de promulgación de la ley, se han retirado para aplicar las disposiciones más favorables al despido que contempla la actual regulación. En estos casos, la cuantía del despido será de 20 días de indemnización.

Se facilita la reducción de jornada laboral como alternativa al despido, justificando la necesidad por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o las derivadas de fuerza mayor. En estos casos, de ser autorizada la medida, no da derecho a indemnización al trabajador si este opta por rescindir su contrato al no aceptar la nueva situación. Anteriormente tenía derecho a veinte días de indemnización si se producían estas modificaciones sustanciales de su contrato de trabajo y el trabajador optaba por rescindir el mismo.

El Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) pagará, en caso de despido, parte de la indemnización de todos los contratos de carácter indefinido que se celebren a partir del 18 de junio de 2010, si la duración de éstos es superior a un año. En concreto el FOGASA pagará 8 días, cantidad que se aplicará en todos los casos: Tanto en el despido por causas objetivas, como en los contratos ordinarios (45 días), en los supuestos de contratación indefinida de  fomento del empleo (33 días), y también en los despidos colectivos objetivos (20 días).

Con esta medida, el despido es más económico para el empresario y esta diferencia la pagará un maltrecho fondo que hasta ahora se ha hecho cargo de las indemnizaciones por despido y salarios adeudados por las empresas que careciendo de liquidez no podían abonar. Esta medida supone una bonificación de los despidos, algo insólito en nuestra legislación laboral hasta la fecha.

Se reduce también el número de días para que un despido por faltas de asistencia al trabajo sea procedente; el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses, reduciendo el índice de absentismo total de la plantilla del antiguo 5% al 2,5%.

–  Se reduce el plazo en el que un trabajador desempleado puede rechazar la realización de un curso de formación sin ser sancionado en el cobro de sus prestaciones; los antiguos cien días se reducen a treinta.

Se autorizan las agencias de colocación privadas teniendo, a partir de ahora, la consideración de servicio público (independientemente del agente que las realice) lo que supone que las agencias públicas de colocación (que en la práctica se han demostrado ineficaces en su trabajo como agentes activos de búsqueda de empleo) van a competir con agencias privadas con un mismo objetivo, aunque no dudamos que su eficacia será mayor que el de los servicios públicos de empleo. Estas agencias se encuentran sometidas a la autorización y supervisión de la autoridad laboral.

Otras medidas destacables de la nueva ley, son el incremento de las bonificaciones a empresas que contraten de forma indefinida a mujeres y mayores de 45 años

En la propia ley se anuncian otra serie de nuevas reformas en el ámbito laboral como son: la reforma de la Ley de Procedimiento Laboral, la creación de planes específicos de acceso al empleo para jóvenes y personas discapacitadas, también para trabajadores del sector de la construcción, y la creación de un fondo de capitalización para los trabajadores que deberá hacerse efectivo en el caso de despido, de movilidad geográfica, para actividades de formación o en el momento de su jubilación.

La reforma laboral que ha entrado en vigor recientemente, sin duda cambiará el modelo actual de las relaciones laborales. Su objetivo, y así lo reconoce el propio texto, es reducir el nivel de paro de nuestro país pero tal y como se puede observar en el breve esbozo de la reforma que he tratado de presentar, se trata de una reforma que no contenta ni a sindicatos, ni a empresarios y parece más una reforma del despido que una reforma laboral, o puede que (ante la necesidad de una reforma laboral) esta ley sea la justificación de al menos haber intentado reformar la regulación anterior.

Es difícil que una reforma laboral pueda por sí sola atajar el nivel de paro existente. Cualquier iniciativa legislativa por muy buena que esta sea (que no es el caso) debe tener en cuenta para su éxito, la realidad social en la que se va a aplicar. Y en este caso una reforma como la planteada, debe complementarse con otras medidas de estímulo a la economía y de aumento de la competitividad del país y cómo no, hay que abordar urgentemente la reforma educativa permitiendo la adaptación de la formación universitaria al mercado laboral, pero esta reforma supone un cambio trascendental en la regulación de las relaciones laborales y se esté o no de acuerdo con la misma, es la ley a la que tendremos que acudir para examinar nuestra propia situación laboral o la de nuestros compañeros.

José Ángel Cañas, antiguo alumno del Master en Asesoría Jurídica por Ide-Cesem, es gerente regional del PP en Castilla la Ma

Anuncios

Read Full Post »

Relato Abierto

-A dónde vas Camila- le dijo su madre.
-La verdad no creo que te importe, pero voy a coger con Luis, el encargado de la tienda- respondio ella.

La puerta se cerró mientras Doña Esperanza intentaba hablar. El ambiente quedo quieto, silencioso, como guardando respeto por aquellas palabras, intempestivamente, aquella quietud se vio opacada por un grito desgarrador.

La imágen que se presentaba frente a Doña Esperanza erá la de un niño (Hugo) queriendo ser mayor, jugando con su bicicleta, pidiendo ayuda para Paco, su hermano menor, el cual había caido desde la azotea de su casa. El artefacto diseñado por Hugo para volar, no sirvió, nunca se elevo ni cruzo el cielo, tal como el quería, sino que se fue en picada, causandole un brazo roto a su pequeño hermano. Aquel diseño constaba de una sabana y tres tablas unidas con unos cuantos clavos, figurando un triángulo. Ahora Hugo se veía muy preocupado, no por el hermano que estaba llorando en el suelo, sino por las sabanas, que resultarón dañadas, tendría que robar otras, pero esta vez, seguro no a su mamá. Temía por su pobres nalgas, imaginaba la tunda que le esperaba.

Camila, una chica rebelde, con cámare en mano, pasaba todo el día tomando fotos, ella sabía que no era ni por cerca buena para eso, pero le gustaba, tenía una gran cantidad de estas. Nunca se fijaba en la luz, en la composición, en nada, para ella todo era simple, como oprimir aquel botón, que hacía un ruido extraño y en cierta forma, la excitaba.

(más…)

Read Full Post »

Domingo 27 de junio de 2010. 1.50 de la tarde.

En la sala de un departamento estaban Jorge y Ramón sentados con una cerveza en mano cada uno, viendo por televisión lo que casi todo mexicano veía en ese momento: el partido mundialista de México contra Argentina.

Ataviados de grandes ilusiones y ostentando orgullosos cada uno su verde playera oficial de la selección mexicana ambos sentían en su estómago un revoloteo no provocado por las manitas de puerco, los doritos nachos ni las salchichas con limón que habían estado ingiriendo desde las doce del día. Ramón era otro aficionadazo al futbol a quien no le importaba quien jugara o en donde se viera el partido, él siempre acompañaba a su compadre del alma.

En la pantalla de la televisión el equipo mexicano mostraba una superioridad aparente sobre el equipo argentino. Los pases entre Salcido y Torrado se celebraban con alegría entre los compadres. El potente tiro de Salcido había pegado en el travesaño inyectando de ilusión y esperanza a la inseparable pareja.

-Ahorita va a caer el gol compadre. ‘Orita verá, ‘orita verá.

-Pues con que no se la pasen al Bofo, porque ese güey siempre la caga, compadre.

En ese momento -y como broma amarga- el destino movió los hilos para que Adolfo Bautista recibiera el balón y rápidamente le fuera quitado de sus pies por parte de la defensiva albiceleste.

-Uta madre! Pinche Bofo!

-¿Qué le dije compadre? ¿qué le dije?. Ese buey es más malo que la cruda con blanco madero, compadre.

-Y si, pero la culpa es del pinche Aguirre que debió meter al Cuauh de capitán para que le diera soporte al equipo. Y que tuviera llegadas por la izquierda.

-¿El pinche Cuauh? ¡no mame compadre! ¡ese ya está bien ruco! Ya no puede ni correr, le pesa la joroba.

-No pos viejo si está, pero a poco no metió un buen gol de penal en el partido pasado?

-No pos eso si, si lo metió muy bien.

-Pos es lo que le digo, compadre. Es una columna vertebral.

Desde el aparato televisor el volumen de la voz de Martinoli se elevó interrumpiendo lo que parecía iba a ser una nueva discusión acerca de la edad del Cuauh y sus aptitudes futbolísticas entre el par de villamelones. En el cronómetro que adornaba la pantalla se veía correr el minuto 26 cuando Tévez metía el balón en la portería mexicana. Los compadres se quedaron impávidos como si hubieran recibido un baño de nitrógeno líquido. El dorito en la mano de Jorge quedó en espera de ser ingerido. El dedo índice que Ramón levantó para acompañar su argumento quedó izado perdiendo poco a poco la firmeza con la que se blandió.

Los ánimos se elevaban. La repetición sentenciaba un clarísimo fuera de lugar que no fue señalado. Los compadres llevaron sus manos a la cabeza y apenas tenían fuerza para decir frases incompletas de incredulidad. El árbitro se acercó a platicar con el juez de línea, 9 integrantes del equipo mexicano irrumpen contra ellos, Martinoli y García condenan la acción comparándola con un crimen, una injusticia producida por la mismísima mafia italiana.

Un soplo de esperanza. El árbitro hace un gesto que México entero interpreta como una anulación de gol. Los compadres festejaron con un sonoro “¡ESO! ¡A huevo!” mientras aplaudían. Las reclamaciones ahora son argentinas, el árbitro se siente asediado, sopla su silbato indicando saque de meta. El gol era oficial. Los hombres se derrumbaron llevándose las manos a la cabeza.

-¡Puta madre, pinches italianos de mierda! Pinches ladrones hijos de todísima su rebomba madre! –exclamó Jorge sin la más mínima intención de autocensura.

-Ese fueras de lugar estaba clarísimo! ¿y luego para que quieren las repeticiones? ¡Nos robaron compadre! ¡Nos robaron!

Ambos se derretían sobre el sillón, abatidos.

El partido se reanudó, Martinoli seguía disparando acusaciones de injusticia hacia el arbitraje y Rafael Márquez recibía una tarjeta de amonestación. El partido se estaba encendiendo. Los jugadores estaban perdiendo la cabeza.

Un soplo de aire refrescó cuando Javier Hernández tocó el balón y se enfilaba hacia la portería argentina. El grito de “Vamos, Chicharito, vamos!” se ahogó con desilusión en la garganta de Ramón cuando el juez de línea indica la posición adelantada del joven mexicano.

-Ya valimos madre, compadre. Ya valimos madre – dijo con tristeza profunda Jorge

-No pierdas la esperanza compadre. Ahorita vas a ver que el Chicharito se descuelga y los empatamos.

La pelota llega hasta la defensa mexicana. Osorio intenta un pase a Salcido, pero éste le queda corto. El error fue perfectamente aprovechado por el número nueve de la escuadra argentina para rematar sin piedad dentro de la red.

El comentarista grita con un júbilo que dolía el gol de Higuaín. Dos cero.

El teléfono de Jorge sonó justo en ese momento. Ambos gritan atropelladas groserías en contra de Osorio. El teléfono sigue sonando.

-Pero ¿en qué estabas pensando pinche Osorio? – le preguntó con exigencia Jorge dirigiéndose a la televisión mientras se hincaba reclamando una explicación. El teléfono seguía sonando.

-¡Apenas y se puede creer! ¡¿que chingados quiso hacer?! – cuestionó Ramón con sus ojos desorbitados. El teléfono dejó de timbrar, pero entró en funcionamiento la contestadora automática:

-Hola, estás hablando a la casa de Jorge y Cecilia. Por el momento no estamos en casa, por favor deja tu recado despues del bip.

El mensaje trillado y poco imaginativo de la contestadora se calló después del agudo bip, dejando escuchar a la persona que había llamado. Los compadres cabizbajos y alicaídos dejaron al aparato hacer su trabajo, sin ninguna intención de tomar la llamada.

-Hola Jorge, soy Cecilia. -pausa- Te hablo únicamente para decirte que no regresaré a casa nunca más. Adiós.

Colgó.

Los compadres nuevamente se quedaron en silencio e inmóviles mirándose el uno al otro, mientras Martinoli repetía en el fondo “¡Qué tragedia! ¡Qué tragedia!”.

—pase—

Read Full Post »

Cuando uno abre los ojos… se puede ver el mundo… porque tenemos los… ojos… abiertos.

…porque nacimos con ombligo… y estamos destinados… a morir… con el

Read Full Post »

Cartas de amor.

El invierno de 1937, fue desolador para Natasha Nikolaevsky, pues su prometido había sido deportado, sin un juicio ni un aviso sobre su situación legal a Bukhtarma un pueblo siberiano, un lugar inhóspito, donde los inviernos son extremadamente crudos, un lugar sin escapatoria.

Natasha y Dmitri

Sin embargo por intervención del Patriarca de la iglesia ortodoxa, tuvo unos minutos Natasha para despedirse de su prometido Dmitri Klimko…

– Dmitri: Me han dicho que estoy acusado de ser enemigo del gobierno de Josif Stalin, es mejor que no hubieras venido tu también puedes correr con esta suerte mi dulce Natasha.

– Natasha: Amor mío…, no dejaría que nada me impidieria estar aquí contigo.

Se tomaron fuertemente de las manos, se miraron a los ojos, sabiendo que la sentencia ya había sido escrita. Pero Natasha insistió con lagrimas corriendo por sus mejillas, “te esperare toda la vida”

Dmitri, no sabia que responder, lo único que se le ocurrió decir fue: te escribiré todos los días y en cada palabra te entregare mi amor.

De repente el guardia grito: es suficiente.

El amor de Natasha y Dmitri había crecido con ellos desde su niñez, pasaron juntos los últimos 12 años de su vida. Natasha había aprendido a ver el mundo desde los ojos de su amor Dmitri, y él conocía los pensamientos de Natasha…. eran almas gemelas, ellos lo sabian bien porque con una sola mirada conocian lo que deseaban…..

Dmitri en algunos momentos de soledad, el miedo lo embargaba… porque conocía tan bien a Natasha que le perturbaba la idea de un día perderla.

Así que esta separación en realidad había sido únicamente física, porque sus almas se sentían estrechamente unidas y alimentadas por su amor.

Pasaron algunos días sin noticias de Dmitri, hasta la mañana del 12 de noviembre de 1937 cuando llego la primer carta a las manos de Natasha. El contenido de la carta era:

Mi dulce Natasha:

Te extraño… te extraño como si no hubiera nada más….es mas de medianoche otra vez y aquí estoy… clamando a la oscuridad que parece un vacío que se devora mis palabras y mi alma, mientras una fría bestia se alimenta de mis entrañas y me va dejando mas y mas hueco. Lo único que me mantiene vivo es tenerte presente, sentirte, desearte. El negar todo lo que ha sucedido para buscarte y desde mi corazón gritar que te amo.

Carta 1 de Natasha a Dmitri:

Pues, han habido últimamente tantos sucesos, cada día mas desaparecidos y otros que después se sabe fueron enviados a Siberia. Estos días sin ti han trascurrido lentamente, mi voluntad de seguir adelante únicamente sigue por ti, por nuestro amor. No importa cuanto tiempo pase, yo te siento cerca de mi y ansío ese momento en que nuestros labios, nuestra piel desnuda estén unidas a la luz del alba de un nuevo día.

Carta 2 de Dmitri a Natasha:

Abrázame esta noche, tu eres mi luz que llena de una pasión inmortal. De este hermoso sueño con un beso tuyo quiero despertar…

Recordaba cuando nuestros cuerpos se encontraron, cuando en un abrazo eterno me llene de tu calor, cuando saciaba mi sed de tu amor y entonces mientras mi voluntad se hacía tuya te abandonaste a mi abrazo sin mas deseo ni mas lenguaje que ese amor, ni mas recompensa que ese momento, el equilibrio perfecto por que… al fin de cuentas… si tengo una eternidad para vivir que sea contigo mi amada Natasha.

Después de 15 meses Dmitri no recibió mas cartas de Natasha la locura ya casi lo había hecho su presa:

Ultima carta de Dmitri a Natasha (la cual no envío porque decidió respetar el silencio de Natasha, “quizá ella ya estaba con alguien mas”, eso fue lo que lo atormentaba, pero a la vez el sentía paz al suponer que su amada Natasha seria feliz)

Es tan difícil andar a ciegas, tan fácil perder el camino… mis manos como mi alma han padecido el frío de tu silencio, las lagrimas en mis ojos y el sonido de tu voz, que por fin se ha apagado. Este lugar ha sido un infierno sin tus palabras y he permitido que consuma mi cordura…

Ahora, ¿a donde pertenezco?, estuviste aquí antes, has estado siempre y estarás aquí a mi lado en la noche que la luna acompaña el Cielo Azul profundo… desesperado te busco, tu recuerdo sigue alimentando mi deseo…
presionando mi cordura moviendo los hilos de mi pasión…

Natasha no había dejado de enviarle cartas a su amado Dmitri, sin embargo fue el destino quien las había robado. Y así el tiempo dejo de esperar, las manecillas del reloj continuaron su tic-tac….

(Este RA esta basado en las Cartas que escribió Ángel Caído para SkyBlue)

Read Full Post »

Relato Abierto

-¡Cómo te odio! – dijo Angélica al austero reflejo de la luna de la cómoda del hotel. Sus ojos hundidos y oscuros proyectaban un rencor que dolía.

Se levantó de su silla de bejuco sin decir nada más y caminó como flotando hacia el balcón de la habitación 1012 de aquel hotel en Puerto Vallarta. La majestuosidad del océano y sus azules destellos no fueron suficientes para disminuir el aborrecimiento detrás de su mirada. Ahí, recargada al barandal miró hacia el punto en el que el agua parece fusionarse con el cielo, como reconciliando tanta distancia que los separa. Siempre distantes, pero siempre juntos.

Allí pasó inmóvil no menos de 10 minutos. Su cuerpo no manifestaba movimiento, como si se hubiera convertido en estatua de cera. La revolución estaba dentro. Su mente proyectaba imágenes del recuerdo mezcladas con la ilusión de las acciones nunca realizadas. Su frustración se maceraba con los espejismos de ensueño que involuntariamente se concedía pero que inmediatamente se revocaba.

Angélica siempre había sido una mujer práctica, con los pies en la tierra. Jamás confería entusiasmo a aquellos que la adulaban para conseguir sus favores. Concienzuda y analítica. Así se mantuvo protegida contra aquellos que hubieran querido lastimarla.

Nunca tuvo un cuerpo digno de las revistas de moda ni un rostro fotogénico. Las amigas que tuvo en su infancia y adolescencia siempre hablaban de príncipes azules, de qué tan hábiles eran sus novios en el arte de besar, de los paseos en automóvil mientras ella sólo se mordía los labios de coraje, de envidia. Angélica creció alimentando el rencor hacia todo aquello que fuera considerado dentro de los estándares de la palabra bello.

Pero a pesar de su fachada recia era una mujer tierna, de corazón tórrido. Invariablemente supo que el día que lo entregara sería para siempre. Y para su desgracia: lo entregó.

Carlos es un patán habilidoso que logró escabullir las bardas que Angélica había construido para su propio bienestar y protección. Pacientemente cultivó el beneplácito de las palabras de ella, todo para lograr que le ofreciera el calor húmedo de su inexplorado cuerpo. La engañó argumentando verdades de cristal reluciente y conquistando su confianza. Vio su trabajo recompensado esa mañana, en el mismo hotel.

Una vez que acabó disparó hielo bajo un “me costaste trabajo, gordita”. Los ojos de Angélica se transformaron en grandes luces vidriosas sin poder comprender qué es lo que estaba sucediendo. Incrédula sólo repetía en su mente “¿me costaste trabajo, gordita?”. Boquiabierta miraba fijamente a Carlos exigiendo en silencio una explicación a sus palabras.

Carlos evitó la mirada sin remordimiento. Simplemente se levantó, se puso su pantalón, se volteó hacia el cuerpo voluminoso aún desnudo de Angélica y le propinó una leve nalgada al momento que expresó “ahí nos vemos. Ya me voy con mi esposa. No me busques, no quiero saber nada de ti”. Medio se puso los zapatos, y salió del cuarto con la camisa sin abrochar.

Angélica no pudo decir palabra. Recogió su pudor bajo la sábana blanca. Quedó atónita durante la catástasis (o catástrofe) de la única historia de amor de su vida. Amor falso.

Lloró. Ah, cómo lloró. Abrazaba la almohada y gritaba en ella. Golpeaba con fuerza el colchón cuando por fin comprendió que sólo había sido usada.

Tomó control sobre su persona y se sentó en la cómoda frente al espejo. Fue ahí donde exclamó “Cómo te odio” y después se dirigió al balcón de la habitación del décimo piso que habían reservado con tanta anticipación. Habían planeado este evento tan especial por tanto tiempo…

Y justo ahí, en el balcón, después de reflexionar sobre la historia anémica de su vida que se preguntó si tenía caso continuar la farsa.

La única historia de amor en su vida fue una pantomima.

Era inevitable recordar a sus amigas de la infancia y de cómo ellas una a una encontraban al príncipe azul que tanto anhelaban y cómo sus historias se iban pareciendo más y más a los sueños que compartían. A pesar de que ella sabía bien que los príncipes azules no existían en ese momento no tenía valor para asegurarlo.

Harta. Harta de su vida. Angélica acercó una silla a la orilla del balcón y con pasos lentos subió hacia el barandal.

El miedo que debió sentir fue consumido en su totalidad con el coraje. Con los ojos cerrados y una mueca apretada en su rostro extendió los brazos. Relajó la cara y la levantó.

Levantó su cuerpo sobre las puntas de sus pies y …

Read Full Post »

Relato Sexoso

Lluviosa tarde, frío, buscando un lugar donde esconderse, donde pasar el rato, simplemente entrar un poco en calor.

Pedí un café, sin espacio para leche. A pequeños sorbos, encontraba en aquel líquido un cómplice al cual contarle del frío de mis manos. El aroma era suave. Casi al terminar mi bebida, entraste a aquel establecimiento, pediste un café con leche, saludaste a la Toñita (mesera de aquel lugar, una mujer morena, de estatura baja, una mujer muy amable, atenta, sencilla y con un intelecto sorprendente, como podría estar hablando de politica, lo podria hacer de finanzas, de historia, de corrientes filosoficas, de la evolución humana, de cualquier cosa platicaba, siempre era un gusto compartir comentarios con ella. Tenía una frase: “Todo esta bien, mientras no sea futbol”.) y con un gesto amable, me invitaste al salón contiguo, el area de fumadores.

Read Full Post »

Older Posts »